Saluda del Presidente

Una institución con Historia

Recientemente he tenido el inmenso honor de suceder en el cargo de presidente del Patronato de Estudios Alhameños a su creador y mentor, hijo predilecto de Alhama y querido y admirado amigo, Andrés García Maldonado. Sería pretencioso por mi parte glosar en unas pocas palabras los méritos de Andrés, el profundo y sincero alhameñismo que corre por sus venas y sus desvelos por esta tierra que le vio nacer. Andrés, como el rio marchan, es historia viva de Alhama y eso ya es imperecedero. Partiendo de estas profundas raices, uniendo el pasado con el futuro en este efímero presente, hace tan solo unos meses con ilusión a raudales y espíritu de concordia comenzamos una nueva etapa en el Patronato de Estudios Alhameños. Una etapa que pretende continuar con el buen hacer de quienes nos precedieron.

            Fue Andrés quien puso en marcha el Patronato de Estudios Alhameños allá por 1971. Su funcionamiento en una corta pero intensa primera etapa sirvió para que su refundación en 1991 diera raigambre a una entidad que velara por la cultura alhameña, independiente de cualquier poder político y plenamente autónoma en sus decisiones, cuya mayor virtud ha sido unir a un heterogéneo grupo de personas de muy variopintas sensibilidades en torno a un valor superior que es Alhama, su historia, su patrimonio artístico y paisajístico y la propia idiosincrasia de lo alhameño. Es para mi un orgullo, por tanto, el hecho de que la primera decisión que adoptara la Junta General del Patronato de Estudios Alhameños bajo mi modesta presidencia fuese la de nombrar a Andrés García Maldonado Presidente de Honor de la entidad, lo cual fue aprobado por unanimidad de sus miembros.

           Personalmente he tenido el privilegio de pertenecer activamente al Patronato desde el año 1992, esto es, prácticamente todo el periodo de funcionamiento en la segunda etapa, primero como miembro de numero y, en los últimos años, como vicepresidente. Bajo este paraguas de puro alhameñismo, se han fraguado y consolidado eventos que ya forman parte de la raigambre cultural Alhameña. Los “premios Alhama”, la “velada Alhama ciudad de los Romances” y, más recientemente, el “Premio Eduardo de Hinojosa en Ciencias Jurídicas”.

          En primer lugar, el patronato de Estudios Alhameños, desde el año 1992 viene reconociendo a personas y entidades que han tenido una relevancia personal o profesional sobresaliente en su ámbito, o que de alguna manera, han realizado una especial labor durante su vida en Alhama y/o por Alhama. Los “premios Alhama”, ya han concitado en los últimos veintiséis años grandes emociones y alegrías. Se han reconocido trayectorias de toda una vida, se han remarcado hitos importantes alcanzados por alhameños de nacimiento o de adopción que ya han hecho historia; también se han sacado a la luz inmensas labores a favor y por Alhama realizadas por anónimas personas humildes (alhameños de origen o por convicción que muestran su bien hacer en su devenir diario). Han sido ya 26 las ediciones de premios Alhama, cuya conmemoración ha tenido lugar año tras año en la víspera del histórico de Alhama, la noche del 27 de febrero. Asimismo, desde el inicio, junto a trayectorias personales, labores a favor de Alhama y divulgación de lo alhameño, se tuvo en cuenta el reconocimiento del trabajo bien hecho por los más jóvenes, reconociendo el premio al mejor expediente académico, siendo conscientes de que sólo con el esfuerzo y el trabajo bien hecho en las primeras etapas formativas de las personas se puede alcanzar cualquier tipo de reto. Hoy, en esta 27 edición de los premios Alhama, tenemos el honor de nombrar, por unanimidad, alhameño del año a un alhameño de pro que ya fue premio al mejor expediente académico hace ahora diez años.

     Pero la labor del Patronato de Estudios Alhameños en el devenir de los “premios Alhama” no se ha mantenido estancada. Así, desde su creación la nómina de premios ha ido evolucionando. Junto al listado de galardones inicial, primero en el año 1996, se amplió el elenco de premios con el “diploma del Patronato de Estudios Alhameños a la Conservación”. Reconociendo de esta forma una labor personal especial en la conservación y rehabilitación del patrimonio histórico y artístico alhameño o de sus recursos naturales.

            En el devenir de los acontecimientos, la Junta General del Patronato de Estudios Alhameños siempre entendió que hablar de Alhama y de Alhameñismo es mucho más que hablar de los núcleos de población del municipio de Alhama y de sus habitantes; asimismo se tuvo la convicción de que el alhameñismo extiende sus frutos hoy más allá de los límites territoriales municipales y de las personas aquí nacidas o domiciliadas . De esta forma, se ha tenido presente -de un lado- que Alhama no es nada sin la histórica comarca de Alhama (y con ello, con sus intrínsecas conexiones con el Temple granadino y la Axarquía malagueña) y, de otro lado, que el alhameñismo se extiende a los descendientes de aquellos que las circunstancias de la vida le hicieron tener que abandonar su tierra. Con estas reflexiones y, tras la correspondiente reforma de los estatutos del Patronato de Estudios Alhameños, desde el año 2007 se amplió el elenco de los premios Alhama, en una primera instancia, incluyendo el “premio al Comarcal del año” y, posteriormente, desde el año 2013 con el “premio al oriundo el año”.

            Consolidados los Premios Alhama, allá por 1997 se concibió la idea de hacer un reconocimiento a aquel valor inmaterial que ha llevado el nombre de Alhama allende los mares. Esto es, un reconocimiento a esos romances fronterizos anónimos que han catapultado hasta la universalidad a esta tierra: “el moro alcaide, moro alcaide” y el “ay de mi Alhama”, esos romances que narran de forma desgarradora una pérdida tan preciada, con la que se deseaba al Rey moro “una pena muy doblada: que te pierdas tu y tu reino y que se acabe Granada”. Así se concibió una noche que ya forma parte de la agenda estival alhameña más arraigada: la velada “Alhama, ciudad de los romances”. Velada que ya ha dejado impresas emocionantes noches de verano dedicadas, entre otros temas, a Miguel de Cervantes, a Miguel Hernández, a los viajeros románticos, a los caminos de la comarca o al puente inquebrantable que nos une entre Granada y Málaga, contando con la participación de relevantes personalidades de dentro y de fuera de Alhama como invitados de honor.

            Más recientemente el Patronato de Estudios Alhameños ha empezado la una nueva andadura, con la creación, con el más alto nivel, del “Premio Eduardo de Hinojosa y Naveros en ciencias jurídicas”. Con ello, se quiere recuperar como se merece la figura de quien, sin duda, ha sido el alhameño más universal. Después de muchos esfuerzos, el premio se echó a andar en 2018 en su primera edición. Desde estas páginas queremos agradecer, de un lado, a la Editorial Dykinson S.L. de Madrid su firme apoyo para editar y comercializar el premio con la calidad de tan renombrada editorial jurídica, y, de otro lado, a la iniciativa privada provincial y local, por su apoyo desinteresado en la gestación del premio, en concreto a la “Cooperativa Agrícola Granada-La Palma”, a la “Cooperativa Agrícola Los tajos”, a la empresa “Balnerarios de Alhama” y a “Pensión San José”. Además de expresar nuestro agradecimiento a la Facultad de Derecho de la Universidad de Granada, representado por su Decano, al sección de Granada del Instituto Andaluz de Criminología, representado por su director y al Excmo Ayuntamiento de Alhama de Granada, representado por su Alcalde.

Este año 2019, con la convocatoria de su segunda edición del “Premio Eduardo de Hinojosa en Ciencias Jurídicas”, se conmemora, además, el centenario del fallecimiento en Madrid de tan ilustre Alhameño, que fuera miembro de número de la Academia de la Historia, de la “Academia de Ciencias Morales y Políticas”, de la “Real Academia Española”, que recibiera el apelativo de “Príncipe de la Historia del Derecho Español”, además de -entre otros cargos- Gobernador Civil de Barcelona, de Alicante y de Valencia, Senador…. Y un largo etcétera. Este año es, sin duda, el “año Hinojosa”, a cuya persona hemos querido otorgar un pequeño pero emotivo homenaje en las páginas centrales de este anuario.

            El devenir del destino hizo que coincidiera el día histórico de Alhama con el día de Andalucía, aunando ambos días dedicados a la concordia entre los pueblos. Con ese convencimiento y abiertos a todo lo que redunde a favor de Alhama y su Comarca, afrontamos el reto de salvaguardar la herencia recibida, y animamos a todos los alhameños y alhameñas de corazón, a todos compañeros y amigos de los distintos pueblos de la Comarca de Alhama, y a todo aquel que comparta con nosotros la admiración y devoción por esta tierra, a conmemorar, un año más, tan señalados días en el calendario de Alhama y de Andalucía.

 

Ignacio F. Benitez Ortúzar

Presidente del Patronato de Estudios Alhameños